Ndicka se desplomó en pleno Roma-Udinese y se suspendió el partido

El defensor de la Loba se descompensó en pleno partido, tuvo que ser rápidamente asistido y el encuentro se suspendió

Deportes 15 de abril de 2024 Redacción Canavese & Asoc Redacción Canavese & Asoc
ndicka-camilla_862x485

El costamarfileño Evan Ndicka, defensor de la Roma, se desplomó este domingo durante el duelo entre Udinese y Roma y el partido fue suspendido tras varios minutos de deliberación entre equipos. En el minuto 71 del partido, el defensor se llevó la mano al pecho e hizo saltar todas las alarmas en el BlueEnergy Stadium de Údine en el que tenía lugar el partido.

 Rápidamente, tanto el colegiado como Daniele De Rossi, entrenador del Roma, llamaron a las asistencias médicas con urgencias, que entraron también con el desfribilador.

Tras dos minutos y sin necesidad de reanimar al jugador, el equipo médico se llevó a Ndicka en camilla y consciente.

Fue en ese momento cuando De Rossi se negó a continuar el partido sin revisar él mismo el estado de su central. Acudió dentro del vestuario a revisar la condición de Ndicka con el permiso del colegiado, que le dio un permiso de 2 minutos con el juego parado. "Está bien", dijo el técnico cuando volvió al campo, tranquilizando a sus jugadores. Sin embargo, De Rossi, visiblemente afectado y preocupado, pidió al colegiado y al entrenador rival, Daniele Cioffi, suspender el partido por la complejidad de la situación.

El técnico Giallorosso reunió a sus jugadores y el Roma mostró su preocupación y su deseo de no continuar el duelo. De Rossi se lo comunicó al técnico y capitán del Udinese, el argentino Roberto Pereyra, y el colegiado finalizó el partido. Los capitanes del Roma se acercaron a la grada en la que estaban sus aficionados para explicarles lo sucedido.

Faltan poco más de 10 minutos que tendrán que recuperarse en otro momento, con un empate a 1 en el marcador, tras los tantos de Pereyra y el belga Romelu Lukaku, que marcó el gol 300 de su carrera.

Descompensaciones en pleno partido: los últimos casos similares

Javier Altamirano fue el último en sumarse a la lista de futbolistas profesionales que se descompensaron en una cancha de fútbol mientras estaban jugando un partido. El chileno de Estudiantes sufrió un episodio convulsivo y fue trasladado de inmediato en ambulancia a una clínica, donde afortunadamente pudo ser estabilizado.

Una de las situaciones más críticas en este sentido se vivió en la Eurocopa 2020 -disputada en 2021- donde Christian Eriksen se descompensó durante un Dinamarca-Finlandia, en Copenhague. El danés, que en ese entonces jugaba en Inter de Milán, tuvo un paro cardíaco y tiempo después se supo que el mediocampista estuvo "clínicamente muerto", pero afortunadamente los médicos pudieron reanimarlo y fue trasladado consciente. Lo increíble fue que el partido continuó jugándose un rato más tarde, cuando los daneses confirmaron que Eriksen estaba bien.

Hace no mucho, a fines del año pasado, algo similar se vivió en la Premier League de Inglaterra, cuando Tom Lockyer, el capitán de Luton Town, cayó tendido en el césped del campo de juego del Bournemouth. Como Eriksen, Lockyer también tuvo un paro cardíaco pero con la diferencia de que el galés tenía antecedentes cardíacos. La Premier suspendió el partido, que estaba 1-1 al cabo de los 15 minutos del segundo tiempo, y días después decidió repetir el partido empezándolo de nuevo.

lockyer_862x485

Este año en Qatar también se dio un caso como el de Altamirano: el francés Andy Delort -que había hecho un gol minutos antes- se cayó al suelo y convulsionó. Era la final de la Copa de las Estrellas -una de las copas nacionales de Qatar- que siguió jugándose y tuvo ganador al equipo de Delort, Umm Salal.

 

En Italia también hubo un angustiante caso en 2021: fue en la Serie B, durante un partido entre Salernitana y Ascoli, donde el polaco Patryk Dziczek se desplomó minutos después de ingresar al partido. Tuvo un ataque de epilepsia, aunque no había sido el primero: tiempo atrás le había pasado en una práctica.

Uno de los casos más recordados en Europa sucedió ya hace 12 años: Fabrice Muamba jugaba para el Bolton y se desplomó en pleno partido ante Tottenham, por la FA Cup. A los médicos de los equipos en la atención en el campo de juego, se sumó un cardiólogo que estaba en el estadio como espectador, pero no podían reanimarlo. En la ambulancia camino al hospital le dieron descargas con un desfibrilador y tampoco reaccionaba. Estuvo 78 minutos sin que le latiera el corazón, pero milagrosamente se recuperó después de un tiempo internado en coma.

muamba_862x485

Por último, otra situación increíble fue la de Abdelhak Nouri, conocido como Appie, el neerlandés de origen marroquí que en 2017 sufrió un paro cardíaco jugando un amistoso con el Ajax y tuvo dos años y nueve meses en coma después de aquel episodio. El futbolista, que era una de las joyitas de la cantera del conjunto neerlandés, tuvo que ser trasladado en helicóptero: según reconoció el propio club, la atención médica en el campo de juego no fue la adecuada. El daño cerebral lo llevó a un larguísimo coma inducido del que pudo salir, pero nunca pudo volver a jugar al fútbol.

Te puede interesar
Ranking
26c80fb7-0dec-4bde-93f6-82422c13d682

Robo en Venado Tuerto: mostraron las caras de los delincuentes y lo publicaron con nombre y apellido

Novedades del Sur
Regionales 27 de mayo de 2024

Te dejamos el video en esta nota . Tras un rápido trabajo conjunto entre la policía local y la fiscalía, se logró identificar a los responsables del acto delictivo. Los individuos fueron identificados como Hernández Daniel Oscar y Hernández Lucas Daniel. Ambos fueron detenidos gracias a la información recabada a través de las imágenes de las cámaras de seguridad.

360

Imputaron a una guardavidas del Jockey por la tragedia en la pileta

Redacción Canavese & Asoc
Santa Fe 28 de mayo de 2024

Es una mujer a quien la investigación de Fiscalía ubicó como responsable directa del natatario el día y el momento en que el niño Facundo Gorga quedó atrapado en el fondo, por la succión del filtro sin la rejilla de seguridad. La querella aguarda que también le quepa una acusación a directivos del club de Fisherton