Alberto Fernández desayuna en Berlín con empresarios alemanes y cenará con Merkel en busca de respaldo con el FMI

Economía 03 de febrero de 2020 Por
El presidente recibe a lideres de compañías preocupadas por la situación económica y a las noche se encuentra con Ángela Merkel para lograr que Alemania apoye a la Argentina en su negociación con el Fondo
merkel

Alberto Fernández cenará con Ángela Merkel en la Cancillería alemana para obtener su apoyo en la negociación con el Fondo Monetario Internacional, pero antes protagoniza sucesivos encuentros con empresas germanas que están preocupadas por la crisis económica y los efectos financieros de las medidas de emergencia aplicadas para bajar la inflación y estabilizar el dólar.
El presidente recibe desde las 10 AM (hora local), en un formato denominado “round table”, a compañías vinculadas a la logística, tecnología e ingeniería que integran el Comité para América Latina de Empresas Alemanas). A continuación, Alberto Fernández se encontrará con importantes directivos de Bayer y Siemens, y cerca del mediodía abandonará el hotel Regent adonde se harán todas estas reuniones, para caminar 200 metros hasta el Forum Drive del Grupo Volkswagen.
Los empresarios alemanes pidieron las entrevistas con el presidente para reconocer su presencia en Alemania y aprovechar la oportunidad para plantear sus dudas y preocupaciones respecto a la situación económica y a las medidas de emergencia dispuestas para bajar los niveles de inflación, mantener estable el dólar e iniciar un crecimiento posible del Producto Bruto Interno (PBI).
Alberto Fernández no será sorprendido por los reclamos diplomáticos de los empresarios germanos. Sabe que el cepo complica la producción con insumos importados y pone de muy mal humos a los inversores extranjeros que no pueden percibir sus utilidades. Sin embargo, y pese a los planteos que considera obvios, el Presidente solicitará tiempo para corregir medidas que están en las antípodas del sistema de comercio del siglo XXI.

Además de escuchar al presidente, los empresarios deseaban tener un mano a mano con Martín Guzmán. Pero ese deseo chocó con la agenda del ministro de Economía y el vuelo que tomó ayer en Buenos Aires para llegar hoy a Berlín. Si no hay demoras por las tormentas eléctricas, Guzmán aterrizará en el aeropuerto de Berlín-Tegel cerca de las 15 PM (hora local), y podrá mantener un encuentro clave con un viceministro alemán antes de sumarse a la cena que compartirán Alberto Fernández y Merkel.
El Presidente llegará a la Cancillería de Alemania con un definido objetivo político: lograr que Merkel apoye su estrategia de negociación de la deuda externa con el Fondo Monetario Internacional (FMI). La Canciller alemana respaldará la estrategia de Alberto Fernández, pero a cambio solicitará en términos diplomáticos el compromiso presidencial de modificar ciertas variables de la emergencia económica.

Merkel defiende las inversiones germanas en Argentina y por eso propondrá a Alberto Fernández que se arbitren decisiones políticas y económicas destinadas a facilitar el funcionamiento de las empresas sostenidas con capitales locales. La Canciller -explicaban anoche en Berlín a Infobae- no quiere privilegios económicos, sólo desea que el actual modelo argentino contemple regresar a los cánones del libre comercio del siglo XXI. 
Alberto Fernández entiende los planteos aterciopelados que hará Merkel, pero sólo abrirá la mano cuando Guzmán le asegure que una mínima apertura del cepo no implicará una hecatombe en el mercado de divisas en la City Porteña. 
El presidente también tiene previsto que Merkel aborde la situación legal del acuerdo Mercosur-Unión Europea. En este contexto, Alberto Fernández lideró una reunión de trabajo que compartió con el canciller Felipe Solá, el secretario de Asuntos Estratégicos, Gustavo Béliz, y el jefe de Gabinete de Cancillería, Guillermo Justo Chaves, para preparar los argumentos presidenciales ante las previsibles preguntas de la canciller alemana.
Alberto Fernández es crítico del tratado Mercosur-UE y sostiene que no se conocen públicamente todos sus detalles. Para la diplomacia alemana, el presidente argentino está equivocado en sus dos conceptos: Merkel asegura que el acuerdo histórico rendirá beneficios para el Mercosur, y que su texto está en poder del Ministerio de Relaciones Exteriores.
Pese a los cuestionamientos políticos de Alberto Fernández al tratado Mercosur-UE, no tomará la decisión de renunciar a su cumplimiento formal. El presidente está enfocado en la negociación con el FMI, y no hará ninguna jugada que complique encontrar una solución a la crisis de la deuda externa. 
Necesita a la canciller Merkel de su lado, para eso llegó a Berlín una lluviosa mañana de domingo. 

Novedades Del Sur

Novedades del Sur | [email protected] | CALLE 58 BIS 191 | CP 2607 | Villa Cañás

Te puede interesar