La educación no va ni para atrás ni para adelante. No anda

Actualidad 01 de junio de 2021 Por Novedades Del Sur
Actualmente estamos inmersos en océanos de información, pero mucho conocimiento se desaprovecha porque no existe la suficiente capacidad de interpretación.
SM-escuela-bancos-clases-aula-bancos-08102020

Ni wat sap ni computadora que no anda. Conceptos que no andan sería justo decir. La nota que a continuación se presenta es del profesor Gustavo Perezlindo. Está la fecha y la razón de su publicación original. Nada es azar o casualidad. No anda la Educación a distancia. La Educación no presencial. No anda la Educación Siglo XX en el Siglo XXI. La Peste quitó la sábana. Descuido, vagancia, inoperancia, antigüedad, desconocimiento, torpezas, quehaceres militantes antes que dedicación al magisterio. Todo suma. En esta Conferencia de Apertura, que cita cuestiones con 20 años de existencia, queda al descubierto el descuido y lo dicho: La Educación no anda para atrás o para adelante. No anda.

Por Gustavo Perezlindo

CONFERENCIA DEL 21 de octubre de 2020 –

PROSPECTIVA DE LA UNIVERSIDAD, INTERDISCIPLINARIEDAD Y POST CORONAVIRUS
El tema de la interdisciplinariedad tiene múltiples implicancias pedagógicas, epistemológicas, sociales, económicas. Por lo tanto, sería reduccionista creer que esto es solamente un problema académico o pedagógico. La interdisciplinariedad forma parte del nuevo horizonte del pensamiento global, complejo, multicultural, igualitario que puede llevarnos a  una nueva ciudadanía mundial inteligente y solidaria.

¿En qué sentido resulta pertinente la formación interdisciplinaria en el contexto de los cambios y desafíos que enfrentamos? ¿Qué prospectiva de las universidades podemos imaginar desde el punto de vista de las interdisciplinariedades? Estas son las cuestiones que me gustaría responder en esta disertación.

MODELOS CULTURALES DEL SIGLO XX
Ante todo podemos preguntarnos: ¿no será que la falta de comunicación interdisciplinaria en nuestras universidades y centros científicos depende de los modelos culturales de las sociedades latinoamericanas donde el pensamiento está disociado de la acción, donde existe poco intercambio entre los productores de conocimiento, donde prevalecen los rechazos ideológicos por encima de las confrontaciones intelectuales y científicas?

Teóricamente todos valoramos la interdisciplinariedad, la cooperación o el intercambio entre especialistas de distintas disciplinas, pero dentro de nuestros países en América Latina ¿cuántos pueden constatar que los conocimientos son valorados para resolver problemas? La desarticulación entre los productores de conocimientos y la sociedad es muy grande. El desaprovechamiento de nuestro capital intelectual se refleja en el número de científicos, profesionales e intelectuales que han emigrado porque no encontraban una función adecuada en sus respectos países. Creo que la poca articulación entre diferentes disciplinas depende también de la desarticulación entre el conocimiento y las prácticas sociales en América Latina.

LA POBREZA FABRICA  IGNORANCIA
No necesitamos apelar aquí a indicadores de pobreza, de exclusión, de violencias, de narcotráfico, de recesión económica y otros para mostrar que América Latina se encuentra en una situación dramática. Según los informes de Naciones Unidas y otras instituciones es la región más desigual del planeta y una con los mayores índices de homicidios por habitantes.

Sin embargo, también es una región donde los sistemas democráticos se han consolidado, con algunas excepciones, donde las mujeres han logrado ampliar notoriamente sus derechos durante las últimas décadas. Una región donde, a diferencia de otros continentes, no sufre de guerras étnicas pues la multiculturalidad es un hecho social. Somos culturas híbridas hasta en las mismas familias que contienen miembros de diferentes orígenes o religiones.

EL INTERCAMBIO ABRE LAS MENTES
Nuestra experiencia de mestizaje  debería inspirarnos para valorar la intercomunicación. La fragmentación de los saberes, correlato de la división social del trabajo y de la desarticulación de nuestras relaciones sociales, no debería aceptarse como pauta dominante en las formaciones universitarias, profesionales y científicas. Necesitamos reinventar nuestros modelos de producción de conocimientos y de articulación social.

Varios autores, entre otros Illya Prygogine, Frijof Capra, Edgar Morin, Michael Giddens, han mostrado que desde el punto de vista epistemológico no se puede afrontar el mundo actual sin un pensamiento complejo y sistémico.  En Europa 48 países suscribieron a partir de 1999 el  Acuerdo de Bolonia que se propuso crear un nuevo espacio europeo del conocimiento. Partieron de un reconocimiento: que si Europa quiere mantener su nivel de desarrollo necesitaba mejorar su capacidad de innovación y de cooperación con modelos complejos.  Y pese a las contradicciones de este proceso debemos reconocer que se trata de una experiencia admirable porque la Unión Europea ha logrado articular realidades muy diversas en torno a problemas de orden tecnológico, científico, político, económico, social y cultural.

EL CONOCIMIENTO ES UN BIEN UNIVERSAL
El paradigma de la interdisciplinariedad junto con el pluralismo filosófico y la multiculturalidad fueron basamentos fundamentales en este proceso. Se rompieron las barreras disciplinarias y fronterizas. Un estudiante puede comenzar estudiando economía en Moscú, continuar en Paris y terminar en Londres con orientaciones diferentes. Se buscó permitir que los estudiantes combinaran el acceso a distintas disciplinas.

En los últimos años en todas partes se han planteado reformas de los planes de estudio en las carreras universitarias para introducir enfoques sobre las competencias generales e interdisciplinarias que necesitan los futuros graduados. Los Estudios Generales que se encuentran en el primer ciclo universitario de Estados Unidos, también se incorporado a universidades de Europa, de América Latina y Asia como un intento de brindar una formación interdisciplinaria a los estudiantes.

CIRUGÍA Y COMPUTACIÓN
El concepto de interdisciplinariedad parece tener una gran aceptación. Sin embargo, todavía en muchos lugares la enseñanza médica contiene pocos elementos para entender la psicología de los pacientes. En las carreras de Informática se han olvidado que sus fundadores provenían de disciplinas diversas. Se tiende a formar operadores, diseñadores o programadores sin tener en cuenta las teorías de la inteligencia, la teoría de sistemas, de la complejidad, de la información, de las interacciones con la sociedad. Estamos lejos de aprovechar las inteligencias múltiples, de las que habla Howard Gardner.

ENSEÑAR LO QUE NO SE SABE
La enseñanza a distancia, o virtual, constituye desde la Pandemia una nueva realidad que va a redefinir la organización universitaria. Lo que quiere decir que todos los docentes y alumnos tienen que utilizar tecnologías de la información para enseñar o aprender. Los pedagogos tienen que saber de informática. Los informáticos tienen que saber de pedagogía. Antes de la Pandemia ya vivíamos en un contexto donde las redes educativas de todos los niveles se interconectaban a través de Internet en un sistema global, virtual y gratuito. Pero la mayoría de las instituciones universitarias y educativas seguían aferradas a la territorialidad y a la presencialidad. Sin embargo, hace ya varias décadas que escuelas de todo tipo practican la educación a distancia. Incluyendo comunidades indígenas y poblaciones marginales de varios países de América Latina.

En términos prospectivos resulta fácil reconocer  que las modalidades virtuales de enseñanza y aprendizaje vinieron para quedarse. Algunos pueden pensar todavía que se trata de una situación de emergencia. Pero hace ya varias décadas que vienen difundiéndose en todo el mundo las prácticas de la enseñanza a distancia. A mi me tocó analizar la primera experiencia de enseñanza de química asistida por computadoras en 1980 en la Universidad Libre de Bruselas.

NO SE VA, NO SE VA MAS...
¿Entonces, por qué existen aún dudas y resistencias? Fundamentalmente porque no hubo una preparación adecuada de los profesores y de los informáticos. El perfil adecuado de un docente en la actualidad sería el de un pedagogo – informatizado. Lo que quiere decir: un enseñante que utiliza el lenguaje actual de las computadoras. Actualmente en América Latina funcionan exitosamente muchas escuelas primarias y secundarias en formato bi-modal, presencial y a distancia. La Universidad Abierta de Brasil tiene más de un millón de estudiantes. Hay muchas otras experiencias valiosas en la región. El confinamiento impuesto por  la Pandemia Coronavirus obligó a las universidades a adoptar de manera generalizada las opciones a distancia. Y en la post pandemia qué?

 La alfabetización informática forma parte de una nueva ciudadanía global. Los procesos y las organizaciones educativas se van transformar aún más en la post-pandemia. Como a principios del siglo XX con la generalización de la escuela pública ahora se trata de formar a los docentes con el lenguaje de los sistemas de información. Desde esta perspectiva podemos señalar algunos escenarios importantes:

1°) la alfabetización informática de los docentes está llegado a todos los niveles educativos y a todas las disciplinas.

2°) contra lo que muchos piensan una buena pedagogía virtual exige una visión más amplia de los saberes y abre la posibilidad de que los estudiantes aprendan a consultar redes de distintos países y disciplinas

3°) en la formación docente universitaria deberían  figurar cada vez más dos competencias complementarias: la  informática y la pedagógica,  además del mayor énfasis en los paradigmas científicos y humanísticos;

4°) la enseñanza virtual va a permitir que el docente se convierta en un animador, en un tutor, para aprender a consultar todo tipo de redes y programas de información científica y cultural;

5°) va a resultar necesario reforzar las competencias lingüísticas pues una de las consecuencias no deseadas del impacto de las tecnologías de la información es la pérdida del capital lingüístico entre los jóvenes y adultos.

6°) por último, en la nueva realidad habrá que replantear las estrategias para facilitar la socialización de los jóvenes, aunque disminuyan las horas de clases presenciales.

Hay que tener en cuenta, además, que se está produciendo una aceleración de los aprendizajes entre muchos niños y adolescentes que con la ayuda de Internet pueden terminar sus estudios secundarios antes de los 15 años. Algo que ya está ocurriendo en muchos países. Las experiencias del  home schoolling en Estados Unidos y otros lugares han permitido desarrollar capacidades de aprendizaje autónomo con millones de niños y adolescentes capaces de  armar sus propios caminos de aprendizaje con ayuda de sus padres. Esto ha generado un movimiento de desescolarización y ha revalorizado a las familias como agentes educativos.

SEÑALES QUE VENÍAN DE OTRO SIGLO
No hay que olvidar que en América Latina en 1970 Ivan Illich y Paulo Freire ya habían llegado a la conclusión de que la mayoría de las escuelas no preparan ni para pensar ni para convivir. Por eso anunciaron la desescolarización de la sociedad.

La post-pandemia puede expandir el proceso de desescolarización por varias razones. En primer lugar, porque muchos niños y adolescentes no tienen los recursos para mantenerse conectados con la cultura informática, ya sea porque no tienen recursos ya sea porque las escuelas no están preparadas para la enseñanza virtual. En segundo lugar, porque muchas familias están prefiriendo la  "escuela domiciliaria" contando con Internet  y la orientación de miembros de la familia. En tercer lugar, porque las familias quieren escapar a la violencia escolar, a la baja motivación de los docentes o a la falta de innovación en las escuelas.

Hay otro aspecto importante: la transmisión de conocimientos que hasta hace poco se hacía principalmente por los libros o la formación escolar, ahora se realiza principalmente por Internet. Por eso diversos estudios pedagógicos recomiendan relativizar la transmisión de contenidos y poner mayor énfasis en competencias básicas como el aprender a aprender, aprender a pensar, aprender a resolver problemas, aprender a aplicar los conocimientos. Dada la acelerada renovación de los conocimientos científicos en la actualidad ha disminuido la importancia de las informaciones especializadas. La conexión mente-computadora va a acelerar esta situación. La transmisión de contenidos de información va a ser casi automática.

PRIMERO APRENDER Y ACEPTAR
Las comunidades educativas, profesionales y científicas están experimentando un cambio en el modo de transmisión de producción y de transmisión de conocimientos. Pero no todos tienen consciencia de los cambios de paradigmas.

Hace más de veinte años en la Universidad de Princeton, que se destaca por los premios Nobel de sus profesores, se decidió terminar con el modelo monodisciplinar de la formación científica de sus alumnos. Ahora resulta exigible  el conocimiento de dos o tres idiomas, de dos o tres disciplinas distintas para graduarse. En las universidades de América Latina todavía prevalece la formación monodisciplinar y profesionalista. Uno se puede recibir de abogado, de médico, de contador o de arquitecto sin saber casi nada de lo que es ajeno a su especialidad. En Argentina el Consejo de Decanos de Ingeniería, para evitar esto ha propuesto en varios documentos revisar el modelo monodisciplinar de las ingenierías introduciendo una formación básica más amplia.

La Universidad de Buenos Aires, por su parte, instituyó desde 1985 el Ciclo Básico Común para evitar que los alumnos ingresen directamente a una carrera profesional. Todos los ingresantes tienen que cursar Introducción al Conocimiento Científico y Teorías del Estado y la Sociedad. Además, de acuerdo a las carreras elegidas tienen que cursar otras cuatro materias básicas como Semiología, Filosofía, Biología, Física, Matemáticas, Economía. Esta experiencia ha demostrado ser pertinente a pesar de las resistencias de los defensores de la formación profesionalista y monodisciplinar.

CUANDO LLEGÓ EL SIGLO XXI YA ESTABA EL AVISO
La Unión Europea ha seguido un camino semejante  con la reforma de la Educación Superior que comenzó con el Acuerdo de Bolonia en 1999. El proyecto inicial iba más allá de los planes de estudio y de los formatos institucionales. Se titulaba; "hacia un espacio europeo del conocimiento". Se adoptó un primer ciclo de formación básica. Además, los estudiantes pueden cambiar de universidades, países y contenidos de acuerdo a sus percepciones sobre las competencias que les parecen más apropiadas.  Haría falta un consenso semejante entre las universidades de  América Latina.

Para lograrlo sería necesario considerar por lo menos algunas de estas iniciativas:

- Adoptar una formación básica interdisciplinaria para los candidatos de cualquier carrera profesional o científica

- Introducir el currículo flexible y abierto para los estudiantes puedan elegir una parte de su plan de estudio, para que puedan complementar su formación con temas de su interés

- Asumir y aprovechar la internacionalización de la enseñanza y de los aprendizajes

- Fortalecer la formación científica básica y  disminuir el pensum de los contenidos especializados. En los próximos años los graduados van a cursar distintos posgrados y muchos van a cambiar de orientación

- Adoptar la formación de competencias tales como la capacidad para diseñar proyectos, para aplicar los conocimientos, para gestionar emprendimientos sociales, económicos o culturales

- Instituir la bi-modalidad, o sea, la combinación de actividades presenciales y a distancia en todas las universidades.

Ya se han producido innovaciones de este tipo en América Latina durante las últimas décadas. Ya existe por ejemplo una red de más de 300 universidades que han intentado con el Proyecto Tuning instalar el curriculum por competencias a fin de reemplazar el curriculum enciclopédico y rígido dominante. Además, la internacionalización académica ha progresado. Más de 300.000 estudiantes latinoamericanos se desplazan hacia otros países para completar sus estudios.

ADVERTENCIA: TAMBIÉN CAMBIÓ EL TRABAJO
Existe otro factor que obliga a pensar las formaciones profesionales en términos transdisciplinarios: la progresiva inadecuación entre los perfiles profesionales especializados y los cambios en el mercado del trabajo. Esto sucede en una fábrica, en un banco o en un comercio con servicio a domicilio.  Las facultades de ingeniería que formaban ingenieros de petróleo encontraron en los últimos años que las exploraciones mediante el fracking requerían más geólogos. Por otro lado,  los problemas de sustentabilidad ambiental llevaron a requerir en las empresas petroleras ingenieros con conocimientos ecológicos.

En los  quirófanos de alta complejidad en los hospitales la intervención de ingenieros de sistemas y de rayos laser junto al médico cirujano se ha vuelto común. En los estudios de abogados el uso de la informática jurídica resulta ineludible. Las técnicas de gestión del conocimiento se utilizan en empresas de muy distintos rubros. A nivel de los managers ejecutivos, más del 50% provienen de especialidades ajenas a sus funciones actuales. Estas son algunas observaciones para sostener que aún en temas especializados los individuos tienen que estar preparados para reconvertirse o adaptarse a nuevos conocimientos. De lo contrario queda fuera del sistema. Por eso en muchas universidades han cobrado importancia los programas de reconversión profesional de adultos.

EL FIN DE LA MODERNIDAD CERRADA
En Occidente nos estamos desprendiendo del modelo de la división del trabajo académico instalado desde la Edad Media. La producción y la aplicación de conocimientos avanza por encima de las divisiones de disciplinas o especialidades que fueron creadas durante siglos. Por supuesto, los especialistas son necesarios pero aún ellos tienen ante sí un desafío permanente: las innovaciones tecnológicas y los conocimientos científicos avanzan a una velocidad acelerada y se combinan entre sí para resolver muchos problemas. La ecología, la ingeniería genética, la informática, la teoría de sistemas, la hermenéutica, las estadísticas y otras especialidades se combinan con otras disciplinas para crear nuevos espacios de conocimiento.

Actualmente estamos inmersos en océanos de información, pero mucho conocimiento se desaprovecha porque no existe la suficiente capacidad de interpretación. Las competencias hermenéuticas se han vuelto cruciales en muchos campos: en gestión de la información, en medicina, en gestión educativa, en administración pública, etc.

LA MULTIPLE ENTRADA Y EL PLURICONOCIMIENTO
La interdisciplinariedad ha dejado de ser un enfoque epistemológico para convertirse en un nuevo modelo cultural que se extiende a todos los sectores de la sociedad, incluidos los que parecen más alejados de la cultura científica.  A nivel universitario podemos prever que millones de docentes, profesionales y profesores van a recurrir a cursos de posgrado o de actualización para asimilar nuevos conocimientos. Si tuviéramos en América Latina un curriculum flexible desde el nivel de  grado los estudiantes podrían tener un porcentaje del 20% para elegir cursos que le parezcan más adecuados a cursar en cualquier país mediante las ofertas educativas por Internet. Los MOOC y otros programas ya ofrecen un abanico muy grande de oportunidades de aprendizaje.

Desde una visión prospectiva y post-pandemia vemos que la interdisciplinariedad como paradigma tiene su pertinencia social.  Este nuevo modelo cultural y epistemológico puede ayudarnos a  redefinir en varios sentidos las instituciones escolares y aún científicas.

CON EL SABER LA LIBERTAD
Junto con la virtualización de la enseñanza, con la interdisciplinariedad y la globalización educativa podemos reconocer en el horizonte del futuro otros efectos de la evolución que estamos viviendo. Podemos destacar las siguientes tendencias:

1°) la universalización del acceso a la Educación Superior hará que en América Latina lleguemos a tener unos 50 millones de estudiantes universitarios hacia 2040 planteando nuevos problemas para la socialización y la educación superior de los jóvenes

2°) la modificación creciente del perfil educativo de la población económicamente activa que en la actualidad ya registra más de un 20% de personas con educación superior empujará el avance de las economías fundadas en el uso intensivo del conocimiento

3°) tanto el crecimiento de la pobreza como de las catástrofes ecológicas obligará a las universidades a participar en programas orientados a resolver esos problemas

4°) el nuevo cognitariado de estudiantes secundarios y universitarios puede convertirse, como ya ocurrió en los años de 1970, en un nuevo actor social global

5°) las universidades estarán cada vez más implicadas en proyectos de desarrollo tecnológico, económico, social, cultural y económico.

Todas estas tendencias dependerán también de los escenarios políticos y de la inteligencia colectiva que surja en los próximos años. Está claro, de acuerdo con lo que hemos sostenido, que harán falta dirigentes lúcidos con pensamiento complejo para aprovechar las oportunidades que ofrecerá el crecimiento de la educación superior y del capital social que surgirá con nuevas generaciones de jóvenes universitarios. Sería una catástrofe que no surgieran liderazgos capaces de comprender el alcance de los desafíos y de las alternativas para superarlos.

EL PRESENTE CAMBIA EL FUTURO
Finalmente, cabe decir que la interdisciplina forma parte de una nueva etapa de la historización de las sociedades y de las organizaciones educativas. En un mundo donde la producción de conocimientos alcanza a más de un millón y medio de publicaciones por año, donde las formaciones profesionales tienen plazos de vigencia entre uno y cinco años, es evidente que ninguna persona educada va a vivir mucho tiempo con los conocimientos adquiridos muchos años atrás.  Nos estamos convirtiendo en aprendices para toda la vida y en mutantes académicos. La interdisciplina forma parte del nuevo modo de producción y de transmisión de conocimientos. Es hora de que nuestros dirigentes y nuestras instituciones tomen nota de esta realidad."

Novedades Del Sur

Novedades del Sur | [email protected] | CALLE 58 BIS 191 | CP 2607 | Villa Cañás

Te puede interesar