Cobra fuerza la idea de un solo Estado para israelíes y palestinos

El Mundo 22 de enero de 2018 Por
La derecha israelí impulsa un solo Estado del Río Jordán hasta el Mediterráneo.
cd6fe86c-281e-47d5-8d73-9dc1bc832745.jpg_story_detail
- Ariel, un asentamiento israelí.

JERUSALÉN — La derecha israelí, envalentonada por el reconocimiento del presidente Donald J. Trump de Jerusalén como la capital de Israel, no es la única facción que argumenta a favor de un solo Estado entre el Río Jordán y el Mar Mediterráneo. La Organización para la Liberación de Palestina (OLP) también empezó a preguntarse si sería tan mala idea.

A medida que disminuye el ímpetu para una solución de dos Estados para el conflicto israelí-palestino, ambas partes consideran la idea de un solo Estado. Sin embargo, para los israelíes, absorber 3 millones de palestinos de Cisjordania significa renunciar a la democracia o aceptar el fin del Estado judío. Los palestinos, que no están dispuestos a vivir en condiciones tipo apartheid o de ocupación militar, también han visto la opción de dos Estados como su mejor esperanza.

Ahora, por primera vez desde que declaró su apoyo a un Estado palestino a la par del Estado de Israel en 1988, la OLP está debatiendo seriamente otras opciones, incluyendo la de un solo Estado. “Es el centro de la conversación”, dijo Mustafa Barghouti, un médico que es miembro del consejo central de la OLP.

Los partidarios palestinos imaginan un Estado con derechos iguales para palestinos y judíos. Los palestinos tendrían un poder político proporcional y, dadas las tendencias demográficas, pronto serían una mayoría, lo que podría significar el final del proyecto sionista. Ese resultado es inaceptable para la derecha israelí, que está presionando para anexar la tierra en la ocupada Cisjordania, donde los colonos judíos han construido comunidades al tiempo que determinan las zonas donde viven ahora los palestinos.

9ae502ac-3a5c-4e61-abea-bdf03f281217.jpg

Los palestinos creen que el esfuerzo de estatus de Estado dejó a Israel expandir sus asentamientos en Cisjordania. 

Los proponentes israelíes reconocen que las áreas palestinas serían considerablemente menos que un Estado: el Primer Ministro Benjamin Netanyahu incluso lo ha llamado un “Estado-menos”. A la larga, dicen, los palestinos podrían lograr la categoría de Estado en una confederación con Jordania o Egipto, como parte de Israel, o quizás incluso de forma independiente, pero no a corto plazo.

Desde hace mucho tiempo, ambas partes apoyan oficialmente la idea de una solución de dos Estados al conflicto, al tiempo que acusan a la otra de tener todo el territorio en la mira. Pero la decisión de Trump de reconocer a Jerusalén como la capital de Israel, sin mención alguna de un reclamo palestino sobre la ciudad, fue vista como la sentencia de muerte para la solución de dos Estados, dijo Saeb Erekat, un veterano negociador palestino. Añadió que los palestinos deberían cambiar su enfoque a “un Estado con igualdad de derechos”.

De acuerdo con esa idea, el movimiento palestino reclamaría derechos civiles iguales, incluidas las libertades de movimiento, reunión y expresión, y el derecho a votar en las elecciones nacionales. “Lo que podría significar que un palestino podría ser Primer Ministro”, dijo Barghouti.

Para sus partidarios palestinos, la idea de un solo Estado es un consuelo amargo tras décadas de lucha por la categoría de Estado en el marco de los Acuerdos de Paz de Oslo, que muchos creen que han logrado poco aparte de ganar tiempo para que Israel amplíe los asentamientos.

b26083e2-f0b1-4859-b3eb-62e12e73fcbf.jpg

Palestinos protestaron el mes pasado cuando el presidente Trump reconoció a Jerusalén como capital de Israel. 

Un grupo llamado el Movimiento Popular para Un Solo Estado Democrático, liderado por Radi Jarai, que cumplió una condena de 12 años en prisión en Israel después de la intifada de 1987, planea una campaña para explicar la idea a los residentes de Cisjordania. “Creen que significa que los palestinos tendrán la identificación israelí y vivirán bajo un régimen de apartheid”, dijo. “Pero nuestra idea es tener un Estado democrático sin privilegios para los judíos o para ningún otro grupo étnico o religioso”.

Otros hablan de redactar el prototipo de una constitución para un solo Estado o formar un partido político en Israel y en Cisjordania para impulsarlo.

Para la derecha israelí, abandonar el objetivo de dos Estados es bueno. Muchos miran a Gaza, de donde Israel se retiró unilateralmente en 2005, e imaginan un Estado palestino en Cisjordania similarmente rebasado por la organización militante Hamas, con cohetes lloviendo sobre el aeropuerto Ben-Gurion desde el Este. Pero absorber a los casi 3 millones de palestinos de Cisjordania significaría el fin de un Estado judío o destruiría la democracia israelí si a los palestinos se les negaran los mismos derechos. “Yo nunca daría la ciudadanía a las masas de la población árabe en Judea y Samaria”, dijo Yoav Kisch, miembro del Parlamento del partido de Netanyahu, quien propone un plan de autonomía.

“Si la solución de dos Estados se muere, será responsabilidad de Israel, no de los palestinos”, dijo Barghouti.

Novedades Del Sur

Novedades del Sur | [email protected] | CALLE 58 BIS 191 | CP 2607 | Villa Cañás

Te puede interesar