Rodolfo Suárez gobernador: perfil del nuevo elegido por los mendocinos

Elecciones 2019 29 de septiembre de 2019 Por
Comandará la provincia hasta 2023. Su transición será "más corta y ordenada" que la de su predecesor Alfredo Cornejo.
Screenshot_132

Rodolfo Suárez es el gobernador de Mendoza elegido por la mayoría de la ciudadanía. Su triunfo ratifica no solamente la gestión de Alfredo Cornejo sino también que fortalece al radicalismo dentro de la coalición oficialista.

De profesión abogado y presidente de la UCR Mendoza, el actual intendente de Capital tiene 56 años, está casado con Fabiana Calleja y tiene cuatro hijos (Gastón, Valentín, Sofía y Facundo) y un nieto llamado Inti Munay. 

Familia con matices
Sus abuelos fueron intendentes de San Carlos, una circunstancia curiosa por sí misma. El padre de su mamá, Ricardo Reynoso, llegó al sillón comunal por el peronismo, mientras que el abuelo Ulpiano, lo hizo por el radicalismo. 
 
Esa diferencia política también generó tensiones cuando Ulpiano hijo y Lilia Reynoso se pusieron de novios. Venciendo las resistencias, se casaron y tuvieron cuatro hijos. El primero, también Ulpiano, fue senador provincial; el segundo, Roberto, periodista.

Rodolfo se dedicó a la abogacía, lejos de los comités. Se especializó en daños y responsabilidad de Estado.

Intensa trayectoria
Como muchos jóvenes, el retorno de la democracia impulsó a Suárez a militar activamente en la Unión Cívica Radical desde su natal San Carlos. En 1991, llegó a ser secretario del comité provincial para después desempeñarse como asesor jurídico de la Comisión de Legislación y Asuntos Constitucionales de la Cámara de Diputados de Mendoza. También fue secretario de bloque hasta que en el nuevo milenio dio su primer salto a la Capital.


Tras pasar varios años como apoderado, secretario de gobierno y asesor, fue electo concejal de Capital entre 2009 y 2014, año en que asumió la intendencia tras la muerte de Víctor Fayad. Finalmente, los vecinos lo votaron como intendente en 2015, cargo que dejará el próximo 10 de diciembre para asumir el máximo cargo provincial.

Una transición “corta” y ordenada
En 2015, las elecciones provinciales también desdoblaron de las nacionales, aunque se desarrollaron mucho antes. El 21 de junio, Alfredo Cornejo fue electo gobernador, lo que dio inicio a una larga e inédita transición de seis meses con Francisco “Paco” Pérez, el derrotado.

Curiosamente, el “interlocutor técnico” entre Cambia Mendoza y el PJ fue Martín Kerchner, uno de los que sonaba como posible postulante a la gobernación pero que terminó derrotado en las PASO por la intendencia de Luján de Cuyo.  
 
El clima era complicado. Además del Presupuesto, en septiembre había que cerrar un acuerdo con el Banco Nación que permitiera cubrir el abultado déficit financiero de la Provincia, algo que luego Cornejo tomó como bandera -austeridad y cuentas claras-.

Cuatro años más tarde, la transición será entre dos dirigentes del mismo color político y lejos de la tensión de aquel entonces. Los días de espera a la asunción serán menores: poco más de dos meses separan al 10 de diciembre.

Gobierno horizontal y abierto
Suárez tiene un estilo diferente al de Cornejo. En diálogo con Los Andes, el gobernador electo destacó la llegada de un nuevo estilo de gestión en la provincia, de más diálogo, como el que lleva adelante en la Municipalidad de Capital.


“El 30% de mi tiempo en la comuna lo dedico a la cercanía. Atender a todos los vecinos, contestar todos los reclamos. Los miércoles recibo a vecinos todo el día. No creemos en los caudillos, creemos en los liderazgos compartidos. Este estilo abierto, de diálogo, nos hace mejorar las instituciones”, anticipó.

Messi y… Mascherano
En aquella primera semana de agosto de 2014, Suárez no sólo se despidió de su amigo y jefe político, sino también asumió el cargo que dejó. “Es suceder a Víctor Fayad, un monstruo, un grande. Es un ícono entre lo que era gobernar de una manera u otra. A él empezaron a copiarle intendentes de todo el país. Él demostró que acá se puede gobernar y hacer cosas”, resaltó. 
 
“Él era Messi, yo voy a tratar de correr como Mascherano, de poner toda la capacidad de trabajo que uno tiene. Yo tengo que honrar esto. Voy a ser el primero en llegar, el último en irme y de ahí va a tener que arrancar todo”, dijo acerca de su relación con el intendente fallecido.

Un sucesor “con el mismo ADN”
El sobrino de Suárez será el encargado de continuar con el legado en la Ciudad de Mendoza. Se trata de Ulpiano Suárez, quien los últimos años estuvo a cargo de la modernización del Estado (despapelización, expediente digital y ventanilla única) y de las paritarias, tarea que le valió un reconocimiento del Ejecutivo ya que cerró con todos los gremios antes de que terminara el año pasado, garantizando el funcionamiento de hospitales y escuelas.


Novedades Del Sur

Novedades del Sur | [email protected] | CALLE 58 BIS 191 | CP 2607 | Villa Cañás

Boletín de noticias