Condenaron a prisión perpetua a la madre y al padrasto de Priscila, la nena quemada en una parrilla y arrojada al río

Policiales 05 de abril de 2019 Por
Silvana Lafuente, de 37 años, y Pablo Verón Bisconti, de 35, fueron hallados culpables del delito de "homicidio agravado por el vínculo". A ella la consideraron autora del hecho y a él partícipe necesario
priscilla-1920-1

El Tribunal Oral Criminal 5 de Quilmes condenó a cadena perpetua a la madre y al padrasto de Priscila Leguiza Lafuente, la niña de 7 años cuyo cuerpo fue incinerado y luego descartado en un arroyo de Berazategui en 2014.
Silvana Lafuente, de 37 años, y Pablo Verón Bisconti, de 35, fueron hallados culpables del delito de "homicidio agravado por el vínculo, premeditación, ensañamiento y alevosía".A ella la consideraron autora del hecho y a él partícipe necesario.
La culpabilidad de ambos se había dado a conocer el lunes pasado, pero la condena recién se informó este viernes a las 13 horas.
Tanto la fiscal Mariel Calviño como la querella habían reclamado la pena máxima, que finalmente fue concedida por el Tribunal. Por su parte, las defensas oficiales de los imputados habían pedido la absolución para ambos por el beneficio de la duda ya que se culparon mutuamente sobre quién fue el autor del crimen.

"Se hizo justicia, estos dos chacales me arruinaron la vida. Escuché la sentencia y me dio alivio. Siempre pedí por la mayor condena. Mañana voy a ver a mi hija al cementerio, le voy a decir que hicimos justicia y que ganamos", aseguró a C5N Gabriel Leguiza, el papá de Priscila.
"Mis hijos presenciaron todo, confesaron todo, uno tenía 17 y otro 14. Priscila vivía conmigo, la crié yo. En los dos meses que la madre se llevó a mi hija nunca la pude ver. No me cierra en la cabeza que ensañamiento tenía con la nena", recordó el hombre.
Tras conocerse la condena, el letrado Julio Torrado, que representó al padre de Lucila, dijo: "Se logró probar que se planeó, se pergeñó y se proyectó la muerte de la nena y la desaparición de sus restos. Lo que hicieron no tiene nombre. Es uno de los peores crímenes. No siempre se logra una condena ejemplar. Estoy satisfecho porque logramos lo que pretendíamos".
La justicia pudo comprobar que Priscila Lafuente fue asesinada a golpes por su madre, quien junto al padrastro intentó deshacerse del cuerpo quemándolo en una parrilla. Sin embargo, al no poder cumplir ese cometido, la pareja puso el cadáver en un cochecito de bebé y lo llevó hacia el arroyo Las Conchillas (en Berazategui), donde finalmente lo arrojó.
 
Un video registrado por las cámaras de seguridad del Municipio de Berazategui fue clave para avanzar en ese sentido de la investigación. En el crimen material se ve a la madre y al padrastro de Priscila caminando mientras trasladan un carro de bebé, que era donde llevaban el cuerpo para hacerlo desaparecer.
El crimen de la niña empezó a investigarse el 4 de enero de 2014, cuando Lafuente denunció ante la Policía la desaparición de su hija, a quien dijo haber visto por última vez el primer día del año.
El cadáver de Priscila fue hallado el 7 de enero, entre los pastizales y arbustos del arroyo "Las Conchillas", en el límite entre Berazategui y Hudson.
Tanto la madre como el padrastro de la niña quedaron detenidos el mismo día en el que se encontró el cuerpo.

Novedades Del Sur

Novedades del Sur | [email protected] | CALLE 58 BIS 191 | CP 2607 | Villa Cañás

Te puede interesar