El hijo de la fiscal acusado de abuso: “No golpeé a nadie... dejen de defender a las minas”

Nacionales 04 de diciembre de 2018 Por
Rodrigo Eguillor, el protagonista del video del supuesto acoso, habló con Clarín antes de quedar demorado. Lujo y autos caros, su pasiones.
UaQn5DVgMI_1256x620__1

"Un millennial fallado" o  "El cheto violador". Acusaciones de este tipo se pueden leer en las redes sociales de Rodrigo Eguillor, a quien también bautizaron "el cheto de Banfield". Tiene 24 años y es hijo de una fiscal. Fue relacionista público de un boliche de Costanera y este martes una joven lo denunció por intento de violación. Pasó todo el día haciendo uso de su histrionismo para defenderse por TV. 



Su madre es la fiscal de ejecución penal de Lomas de Zamora Paula Martínez Castro, una de las impulsoras de la agrupación Justicia Legítima. El joven hizo una contradenuncia por "extorsión" contra otra chica, que lo acusó por abuso sexual vía Facebook.


Antes de estar en el foco de los medios -y del video en el que se los ve a los dos forcejeando, semidesnudos, en el balcón de su departamento de San Telmo- a Rodrigo no le gustaba pasar desapercibido. En su cuenta de Instagram, @rorrrrrito, entre selfie y selfie, sube fotos de su vida como un verdadero "pichón" de bonvivant.  Pero ayer tuvo que hacer dos transmisiones en vivo en las que intentó defenderse: lo catapultaron a todos los noticieros.


La escena del balcón, a los gritos, los dos semidesnudos, fue a mediados de noviembre. Pero recién trascendió ayer. La joven que denunció a Eguillor dijo que esa noche en ese balcón gritaba para evitar que él la violara. Otras chicas aseguran que "todo se tapó" porque es hijo de la fiscal.

El video muestra a Rodrigo tratando de dominar a la denunciante. La golpea contra la pared, en un intento por hacerla entrar al departamento. Desde abajo, alguien grabó la escena con su celular.



En la cuenta del acusado se ven autos de lujos, motos de alta cilindrada y posteos de frases y fotos de Brad Pitt, el ídolo de Eguillor.

"Si vos me decís, que soy un pibe rarito que no tiene facha y necesito violarme minas, está bien, pero no soy eso y nunca violé en mi vida a una mina ni le pegué, aunque sí las maltraté verbalmente y emocionalmente", dijo Rodrigo a Clarín. 


Se defendió del supuesto intento de abuso alegando que sólo se acuesta "con modelos". Y también apuntó al barrio en el que vive la denunciante: "Es de Ituzaingó, cuando me mintió y me dijo que era de microcentro", expresó.

Los barrios son realmente importantes para él. Así lo muestra en esa red social. De las únicas dos historias destacadas, una es sobre su estadía en la estancia San Jacinto de Mercedes,  "80 hectáreas de lujo bonaerense". El resto de las fotos transcurren en Palermo. Algo que no se olvida de destacar en el tag de la ubicación de todo lo que postea.

La denuncia en su contra cayó en el Juzgado Nº 48 y la Fiscalía Nº 22. La que él presentó contra la otra joven por "coacción" se tramita en el juzgado N° 24 y la fiscalía N° 47.  Rodrigo habló con Clarín desde el Aeropuerto de Ezeiza y aclaró otro aspecto que le daba "mucha bronca".

"Ahora voy a hablar con los de Crónica que pusieron 'El cheto de Bandfield' cuando nada más nací y viví 3 años en Banfield. Soy de Canning" , sostuvo el estudiante de abogacía.  


“Yo soy un chico que tiene muchos problemas y fui a un colegio para chicos especiales. (…) Sigo teniendo problemas mentales, no sé cuáles porque mis papás no me quisieron decir. Por eso, cuando voy por la vida, me chapo modelos, me gar.. modelos, me co... travas. A mí todo me va bien, como tengo problemas mentales… La cuestión es que fui a este boliche, que en la puerta dice que es para chicos con problemas. Entro a Jet, ya habrán visto que estoy en un caso judicial, y ahí empecé a laburar en negro y no me garpaban. Y yo le metía minas y de ahí salió esta chica que me g... tres veces”, había dicho Rodrigo frente a la cámara de su celular.

Pero ante Clarín relativizó todo. "En Instagram es una cosa, en los móviles dije que era un chico complicado, no que tenía problemas. Complicado como son complicadas las relaciones", expresó.

Aunque acusó a la chica de "haberse drogado fuerte", admitió que él esa noche, el 15 de noviembre, "había fumado un porrito". 


Quiso defender a su madre de la exposición. "Ella me dijo que no haga todo este show. Porque me perjudica. Pero necesito que dejen de defender a las minas los periodistas. Nadie sabe lo que pasó en ese departamento más que Dios, ella y yo. También la vecina que vio que ella se quería tirar y yo la salvé", agregó.

Ante la pregunta de por qué la joven después de haber tenido, según dice, "relaciones sexuales consensuadas sin preservativos" y un trío con su amigo, querría suicidarse, no supo qué contestar. "No sé. No me preguntes a mí eso. Preguntale a ella", dijo.

Rodrigo estaba en el aeropuerto a punto de tomar un vuelo a España ."Me voy a ver a Boca", dijo. Pero no pudo subirse al avión: justo antes de las 15, la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA) se lo llevó demorado. "Llamen a mi vieja", fue lo último que dijo a las cámaras.

Novedades Del Sur

Novedades del Sur | [email protected] | CALLE 58 BIS 191 | CP 2607 | Villa Cañás

Te puede interesar