Amenazas de bomba en escuelas de Berisso: hubo 200 en un mes y no saben cómo frenar el problema

Actualidad 15 de septiembre de 2018 Por
Inexplicables y sin posibilidad de frenarlas, las amenazas de bombas en escuelas de Berisso se transformaron en una desgraciada costumbre para padres, alumnos, docentes y autoridades educativas.

Como un cáncer, esa ciudad vecina a la capital bonaerense concentró el mayor registro de incidentes sin interrupciones a lo largo de todo el ciclo lectivo. En la semana que terminó, con sólo dos días de clases normales, por los paros y el día del Maestro, hubo 24 llamados. En lo que va de setiembre son 42 y en un mes y medio suman 198.

Hay algo peor que esos datos estadísticos: nadie encuentra una solución para esta incómodo fenómeno que complica el dictado de clases, pone en riesgo la seguridad de los chicos que deben salir para las evacuaciones y genera gastos de logística a policías y Bomberos.

Se intentó casi todo: hubo reuniones de las comunidades educativas afectadas, charlas de concientización, operativos policiales con arrestos e inicio de procesos legales. Y también marchas de protestas o "abrazos" a los edificios más complicados. No hubo caso. Los llamados intimidatorios no se detienen.

Berisso tiene 130 establecimientos escolares donde asisten más de 30 mil alumnos de todos los niveles. Las escuelas Medias N° 1; 2; 3; la Técnica N° 1; media docena de colegios parroquiales, institutos religiosos y también centros privados resultan el blanco de las amenazas.

Los funcionarios municipales y las autoridades provinciales no encuentran explicaciones. A mediados de junio, hubo dos allanamientos, secuestraron celulares en casas donde viven alumnos o trabajadores auxiliares. Pero eso tampoco sirvió como atenuante. Las llamadas continuaron.

“Esta semana hubo 24 amenazas. Desde la Subsecretaría acompañamos al Comando de Patrullas y a la Comisaría Segunda en el último allanamiento, realizado en una vivienda de calle 173 entre 34 y 35, en donde había un teléfono fijo desde el que se hicieron siete llamadas intimidatorias a instituciones educativas. En ese domicilio vive un empleado de la delegación Zona II", explicó el subsecretario de Seguridad municipal, Hugo Dagorret.

Hay escuelas que registran más de 20 casos. Y en los últimos días también se conocieron advertencias en los clubes que se usan como centros de evacuación, dijo Dagorret a Clarín.

El intendente local, Jorge Nedela (Cambiemos) se reunió con fiscales y hasta con el Procurador de la Suprema Corte, Julio Conte Grand, para buscar una salida que por ahora no aparece.


El intendente Jorge Nedela iza una bandera en los festejos del 145° aniversario de la ciudad de Berisso.
Incluso se intentó con la variante arriesgada de mantener los alumnos en el edificio después de un llamado. Ocurrió en los primeros días de julio en la E.E.M. Nº 2. Luego de tomar conocimiento de la amenaza, el director de la institución, Roberto Pendenza, decidió continuar con las clases de manera normal.

Una de las vicedirectoras de la escuela, Sandra Colavitte, explicó que el edificio recién fue evacuado cuando la Policía y la Dirección de Explosivos llegaron para realizar el procedimiento. A los pocos días tuvieron otra intimidación.

El caso se politizó. En medio de los conflictos que cruzan al sistema educativo provincial por la falta de acuerdo en la paritaria con los docentes y las deficiencias de infraestructura, la semana pasada el Concejo Deliberante declaró la "emergencia educativa". Fue promovida por los bloques opositores y provocó impacto institucional, pero tiene pocas chances de modificar el panorama en las aulas.

Lo mismo ocurrió con el proyecto aprobado para sancionar a los padres de los responsables. fue en una sesión de julio cuando se votó una iniciativa que prevé aplicar multas de entre 30 y 500 módulos, lo que según fuentes oficiales significa un monto de entre $5.000 y $84.000 pesos para aquellos que resulten autores o padres de los autores de las comunicaciones que siempre llegan a través del 911.

En los argumentos el proyecto plantea que “es necesario sancionar este actuar culposo y negligente de los padres, tutores, curadores, y/o guardadores, que son quienes deben evitar y prevenir este tipo de conducta, bregando por un desarrollo físico, psicológico y social óptimos del menor a su cargo”.

A su vez, se señala que “se pretende dar un escenario claro y preciso como prevención y docencia”. Hasta ayer, no se conocía un solo caso de aplicación concreto de estas sanciones.

Para tener una medida de la dimensión del problema, Berisso recibió en septiembre un 50% más de amenazas que La Plata, según los datos del ministerio de Seguridad: 151 casos, contra 108 de la capital provincial que es otro de los municipios afectados por esta seguidilla que parece no tener fin ni explicación.

Novedades Del Sur

Novedades del Sur | [email protected] | CALLE 58 BIS 191 | CP 2607 | Villa Cañás

Te puede interesar