Aborto legal: la jugada más fuerte de la Iglesia contra la interrupción voluntaria del embarazo

Más 12 de julio de 2018 Por
La cúpula del Episcopado, acompañada por medio centenar de obispos y miles de fieles, ofició una misa "por la vida".

En la jugada más fuerte de la Iglesia contra el proyecto que legaliza el aborto desde que comenzó a ser tratado en el Congreso, la cúpula del Episcopado, acompañada por medio centenar de obispos y miles de fieles, ofició una misa “por la vida” en el principal escenario religioso del país: el santuario de la Virgen de Luján.

Y fue allí también, durante la homilía, que su presidente, monseñor Oscar Ojea, pronunció la crítica eclesiástica más severa a la iniciativa legal: “Sería la primera vez que se dictaría en el país y en tiempos de democracia una ley que legitime la eliminación de un ser humano por otro ser humano”.

Más allá de la cantidad de concurrentes, que ocuparon la plaza y parte de la avenida de acceso, la movida de los obispos parece más bien un fuerte mensaje institucional de la Iglesia a los senadores en momentos en que la votación se presenta muy reñida en la cámara Alta. El proyecto -que ya cuenta con la media sanción de Diputados- será tratado en el Senado el 8 de agosto: un grupo quiere aprobarlo, otro introducirle cambios que exigirían su vuelta a Diputados y otros rechazarlo e impulsar solo la no penalización de la mujer que aborta.

Desde que el presidente Mauricio Macri habilitó el debate parlamentario en febrero, la Iglesia se mostró abierta a “un diálogo sincero” sobre el tema y, si bien destacó que la vida “es un don de Dios”, subrayó que el problema del aborto es fundamentalmente moral, no religioso. Para los obispos, la ciencia determina que “hay vida desde el momento de la concepción” y, por tanto, el aborto significa acabar sin más con un ser humano en gestación, mientras que sus críticos le achacan querer imponer sus criterios religiosos a toda la sociedad.


Sin embargo, con la misa en Luján quedó claro que los obispos decidieron apelar con fuerza a la dimensión religiosa de la cuestión y así hacer entrar en juego un aspecto muy sensible como la religiosidad de los argentinos que en Luján tiene su máxima expresión. Habrá que ver si esta estrategia le permite a los obispos conseguir los pocos votos que parece que definirían la votación en el Senado.

Para algunos observadores católicos, la movida es tardía: debió hacerse antes del tratamiento en Diputados.
Para algunos observadores católicos, la movida es tardía: debió hacerse antes del tratamiento en Diputados. La media sanción en la cámara Baja le dio gran impulso al proyecto. Pero evidenció, a juicio de los obispos, que el Gobierno no fue prescindente como había prometido Macri y presionó para lograr que se aprobara. Esto llevó la relación del Papa y la Iglesia con el Gobierno a su punto más bajo. Y atizó la interna en el oficialismo. La misa en Luján suma presión. Sea como fuere, la Iglesia no la tiene fácil.

Novedades Del Sur

Novedades del Sur | [email protected] | CALLE 58 BIS 191 | CP 2607 | Villa Cañás

Te puede interesar