Discriminación: No dejaron jugar a una transexual de Maggiolo en un torneo de fútbol femenino

Regionales 04 de marzo de 2018 Por
La discriminación es un hecho opaco, un retroceso, una falta de respeto a quien la sufre y a la sociedad en su conjunto. Todo lo contrario a lo que rezaba el presuntuoso eslogan del 7º Torneo Internacional de Fútbol Femenino 7: “Seguimos dándole brillantez a las sierras de Córdoba con nuestro gran torneo femenino, siempre avanzando y honrando al deporte”.
0000AAjugtran

El certamen que se disputó el último fin de semana de febrero en Villa Carlos Paz, en el camping del Automóvil Club Argentino y con el auspicio de la Secretaría de Turismo local, ya provocó la intervención del INADI y está en la mira de la Justicia.
Evangelina León, una jugadora transexual de Maggiolo, localidad del sur santafesino, fue quien inició las acciones legales por haber sido marginada del certamen, en el que iba a competir invitada por el equipo “Las Hienitas” de Venado Tuerto. Los organizadores adujeron que su presencia representaba una ventaja deportiva y también un “mal antecedente”: “Sucede que si se permite, puede que venga un equipo con más de uno”, se argumentó. Las actuaciones contaron con el asesoramiento inicial de la Subsecretaría de Políticas de Diversidad Sexual de Santa Fe.
Argentina cuenta con una Ley de Identidad de Género (26.743) reconocida a nivel internacional, que establece que la identidad autopercibida debe respetarse en todo ámbito. Y el deporte no representa una excepción.
“No tiene lógica. No respetan la ley. Sin ir más lejos, hace dos años fui con un equipo de Isla Verde a un torneo que se hizo en Pérez, cerca de Rosario, con 58 equipos de todo el país y del exterior. Reunieron a los DT y los capitanes, me presentaron, mostré el DNI nuevo y pude jugar tranquilamente”, le contó Evangelina a PERFIL CÓRDOBA.

Un partido difícil
Evangelina tiene 42 años, trabaja en una estación de servicio, hace tareas domésticas y cuida enfermos, y está terminando el secundario. Siempre le gustó el vóley y desde hace cinco años juega al fútbol. Actualmente lo hace en Arias, localidad del sur cordobés ubicada a 9 kilómetros de Maggiolo. “Cuando no tengo partidos con mi equipo me llaman de otros lugares, ya que juego de arquera, de defensora o de cualquier cosa”, cuenta orgullosa. Y también habla de su vida. “A los tres años ya andaba con los tacos y los vestidos de mi hermana. A los 12 años empecé a travestirme. Mi papá me pegaba mucho porque yo era diferente. Me decía ‘respetás la casa o te vas’ y a los 16 años me echó. Me fui a vivir a una piecita, con una garrafa y un colchón, y empecé a trabajar en una panadería. No ha sido sencillo. De todos modos, en mi pueblo me conocen desde que nací, así que mi caso es muy diferente a los de otras chicas transexuales, que tienen que prostituirse porque no les queda otra”.
Sobre su ausencia en el torneo de Villa Carlos Paz, reflexionó: “Sé a lo que estoy expuesta y la verdad es que no me molesta lo que me diga la gente en la calle o en una cancha de fútbol. Pero esto es diferente. Estamos hablando de un caso directo de discriminación. El año pasado me sucedió lo mismo en Calamuchita y mi pueblo repudió el hecho organizando un torneo, pero esta vez no lo voy a dejar pasar”.
“Quiero que el caso se haga visible y que se fije un antecedente, para que nadie más tenga que padecer ese acto de discriminación. Siempre respeté a todo el mundo, y por eso exijo que me respeten”, concluyó Evangelina.

Novedades Del Sur

Novedades del Sur | [email protected] | CALLE 58 BIS 191 | CP 2607 | Villa Cañás

Te puede interesar