Luis Fonsi en el Colón: Despacito, despacito, se armó el baile

Entretenimiento 26 de febrero de 2018 Por
El cantante puertorriqueño puso al Colón de pie para acompañar la versión sinfónica de su hit.
rk1zsWb_M_930x525__1

Fue una noche única, mágica, estelar y de gala, de esas que se adivinan inolvidables. Luis Fonsi ofreció un emotivo recital a sala llena nada menos que en el Teatro Colón y sacó a relucir sus mejores temas, con arreglos bien logrados, acompañado por una orquesta de ocasión, en el marco del Festival Únicos.

Durante 75 minutos, el cantautor puertorriqueño ofreció un menú que alternó sus clásicas baladas “corta-venas“ y con otros temas bien movidos, en un clima que completó un cuadro ideal. Y como si eso fuera poco, por un instante el Colón estuvo a rescatar del pasado más lejano su condición de pista de baile -claro que con butacas y en pendiente se hace un poco menos práctico, cuando el con su hit global Despacito logró que público se despegara de sus asientos, al compás de los violines, contrabajos y chelos.

De impecable traje azul lavanda, camisa al tono y zapatos de charol, Fonsi salió a escena a las 21, acompañado la orquesta, compuesta por 44 músicos, encargados de vestir sus emblemáticas canciones con la impronta de la música sinfónica. Todo, bajo la supervisión del maestro Edgar Ferrer, a cargo de la dirección.


Un marco diferente. Esta vez Fonsi tuvo el respaldo de una orquesta dirigida por Edgar Ferrer. (Foto: Mario Quinteros)
Del otro lado, una audiencia con mayoría entre los 30 y los 40, y con preponderancia de los grupos de mujeres, haciendo gala de largos vestidos y un minucioso cuidado en cada detalle; los hombres se inclinaron fundamentalmente por un elegante sport. Las que dieron la nota, en cambio, fueron las integrantes del fan Club Fonsi Fieles Argentina, quienes se destacaron por lucir de azul, en homenaje a su ídolo, amante de este color.

“Este es un lugar espectacular, es un honor y un privilegio pisar el escenario y poder estar acompañado por estos músicos”, dijo Fonsi, quien repasó sus 20 años de carrera, que inauguró con su primer disco, Comenzaré.

Corazón en la maleta, su tema de cabecera, abrió el fuego, y luego continuó con Imagíname sin ti, hasta llegar a Nada para siempre. Al comienzo, el público respondió con una solemnidad seguramente inspirada por la dimensión -en todos los sentidos- de la sala; que no impidió que los celulares, multiplicados por cientos, registraran cada segundo de la noche.


De ida y vuelta. El público conectó desde el comienzo con la propuesta de Fonsi. (Foto: Mario Quinteros)
“Esto para mí es un lugar esencial; pero a mí también me gusta el desorden”, arengó el puertorriqueño, invitando a que sus fans rompieran el protocolo y se atrevieran a gritar y a acompañarlo en sus canciones. Y de a poco, fue logrando su objetivo, primero con Gritar, y luego con Quisiera poder olvidarme de ti.


Pero los primeros grandes aplausos llegaron con Yo te propongo, cuyo ritmo caribeño quedó algo relegado por los apropiados arreglos orquestales de la versión interpretada por Fonsi, quien se lució también en Respira. Apenas el prólogo de una de las mayores ovaciones de la noche. ¿Despacito? No. El clásico Aquí estoy yo fue la canción que puso la vara bien alta.

No faltó el flamante hit Echame la culpa, que a falta de Demi Lovato lo cantó junto a Tini Stoessel. El dueto puso al público de pié, a la hora de los aplausos.


Imponente. El Colón, como marco para la fiesta conducida por Luis Fonsi. (Foto: Mario Quinteros)
Cerca del final, el cantante centroamericano hizo estremecer a sus seguidores con No me doy por vencido, otro de sus grandes éxitos, dedicado “a la gente que atraviesa por un momento difícil como en Venezuela o como en mi país”, éste último, devastado por los huracanes Irma y Harvey.

La frutilla del postre llegó a las 22, cuando una vez más, Fonsi alentó a su público a abandonar sus butacas. “No sé si se podrá bailar en este lugar”, dijo con picardía, hasta que comenzó a sonar Despacito, amplificado por el tratamiento orquestal.

Enseguida, dos bises; el primero, Se supone, que Fonsi se animó a versionar a capella; la segunda, una vez más Despacito, pero esta vez con las luces de la sala encendidas de par en par, y con la gente mucho más suelta y más efusiva, decidida definitivamente a desafiar a la solemnidad.

Novedades Del Sur

Novedades del Sur | [email protected] | CALLE 58 BIS 191 | CP 2607 | Villa Cañás