Varias unidades de la desaparecida Monticas ardieron en Venado Tuerto

Regionales 30 de noviembre de 2019 Por
Los afectados serían ocho colectivos de la firma que en 2017 vivió el fatal choque en la ruta 33. No es la primera vez que se producen incendios.
incendio colectivos

Varias unidades (calculan que ocho) de la desaparecida empresa de transporte Monticas quedaron destruidas tras un incendio en Venado Tuerto. El foco ígneo se registró en un predio ubicado sobre la ruta 8 y Azcoaga, y de inmediato se dio aviso a los Bomberos Voluntarios de esa ciudad, que concurrieron al lugar con dos dotaciones.

Según indicó el diario digital Venado24, desde distintos puntos de la ciudad comenzó a divisarse una espesa cortina de humo que generó preocupación en la población.

Los bomberos debieron trabajar arduamente para evitar que las llamas se propagaran por el predio.

"La destrucción fue total, pero no hubo víctimas ni se vieron afectadas viviendas linderas. Cortamos la propagación del pasto para que el fuego no se expanda al resto de los vehículos y a la arboleda cercana", destacaron desde el cuerpo de Bomberos.

Mucho viento 

Una vez que lograron controlar las llamas en el predio, los servidores públicos trabajaron con tres líneas de ataque para ir extinguiendo las llamas "pero lamentablemente no se pudo salvar nada. El viento estaba fuerte en esta zona descampada, haciendo que el fuego aumentara su volumen y avanzara rápido", explicaron en diálogo con Ver TV.

Los colectivos estaban en desuso, consignaron desde radio 98.3 de esa ciudad, que registró en imágenes las llamas y el denso humo que avanzaba hacia la zona urbana de la ciudad, mientras se escuchaban los ruidos por la destrucción de los materiales en la zona trasera del predio, al que se vedó totalmente el acercamiento.

Los bomberos tuvieron que realizar una ardua labor para evitar que las llamas siguieran propagándose. La negra cortina de humo —producto de la quema de elementos plásticos y gomas y favorecido por el viento presente en esas horas— afectaran la visibilidad de la ruta. Las llamas y la negra columna de humo se veía desde varios puntos de la ciudad y generaron inquietud en los vecinos, informó Radio Jota. Los voluntarios trabajaron durante largo tiempo, con apoyo de un camión cisterna, para enfriar las chapas y evitar que resurgieran los focos ígneos. Como se dijo, no hubo víctimas, solo daños materiales.

 
 
El de ayer se suma a una seguidilla de incendios producidos en la misma empresa de transporte. Tal cual lo publicó LaCapital en octubre de 2017, al menos cuatro siniestros afectaron a los galpones de la firma desde julio de 2015 y destruyeron alrededor de 90 colectivos.

El último de aquellos episodios ocurrió el 10 de octubre de 2017, en el depósito de Génova y avenida Sabín (ex Travesía), en la zona noroeste de Rosario, donde también tuvieron lugar algunos de los siniestros anteriores.

La tragedia 

El 24 de febrero de 2017, cerca de las 10.45, dos colectivos de la empresa Monticas que viajaban en sentidos opuestos en la ruta 33 colisionaron de frente, a la altura del kilómetro 779, ocasionando 13 muertos (12 en el momento, uno con posterioridad), decenas de heridos y personas que quedaron con serias secuelas.

Aparentemente uno de los rodados habría sufrido el reventón del neumático delantero izquierdo, lo que lo hizo cruzarse de carril e impactar con el otro micro. Ambas unidades quedaron incrustadas contra la cuneta de la ruta, una al lado de la otra.

Días después del siniestro vial, la provincia decidió quitarle todas las concesiones a la compañía Monticas haciéndose cargo la UTE 33/9 conformada por dos empresas pertenecientes al empresario rosarino Agustín Bermúdez.

A 22 meses de aquel trágico 24 de febrero de 2017, en diciembre pasado se imputaron a cinco responsables de Monticas en la Justicia provincial como coautores de homicidio culposo, agravado por multiplicidad de víctimas fatales.

Los imputados por el siniestro son Juan Antonio C., en carácter de director de Monticas; Pablo César D., en su rol de jefe de Operaciones; Carlos L., jefe de Taller y miembro del directorio; Alejandro L., presidente de Monticas, y Raúl R. en carácter de vicepresidente de la empresa. Ninguno se encuentra detenido.

El fiscal de homicidios culposos Walter Jurado expresó entonces sobre la conducta negligente e imprudente por omisión de vigilancia, control y supervisión correspondiente de los coches, alegando que de hacerlo se podría haber evitado algo como lo que pasó.

"Los imputados tenía un rol preponderante dentro de la empresa con relación al mantenimiento de las unidades", manifestó entonces el fiscal Jurado, a lo que agregó que las evidencias eran "contundentes".

Desde que ocurrió el siniestro, año tras año familiares y allegados a las víctimas protagonizan un acto en el lugar de la tragedia, donde hacen sonar las sirenas de las ambulancias, como seguramente se escuchó aquel fatídico 24 de febrero entre Zavalla y Casilda.

Novedades Del Sur

Novedades del Sur | [email protected] | CALLE 58 BIS 191 | CP 2607 | Villa Cañás

Te puede interesar