Furia, llanto y descontrol: las reacciones de los familiares cuando supieron sobre la explosión en el submarino

Nacionales 23 de noviembre Por
Aunque todavía no hay señales de la nave perdida, los parientes de los tripulantes coinciden: "están todos muertos".
752813_20171123191850

Los familiares de los 44 tripulantes del submarino ARA San Juan, desaparecido a mediados de este mes, rompieron en llanto antes de que la Armada reconociera que hubo una explosión en el interior de la nave. Algunos se tiraron en el piso, se agarraban la cabeza desconsoladamente y tiraban celulares al piso. Fue un momento de descontrol de dolor y furia, una crisis de nervios total con bronca y angustia. 

Todo esto sucedió mientras el vocero de la Armada Enrique Balbi daba el parte y confirmaba que hubo una explosión que podría haber coincidido con el submarino ARA San Juan. La noticia es la que no esperaban los familiares de los tripulantes de la nave. Ante la crisis de nervios, llegaron ambulancias para asistirlos. 

"¡Son unos desgraciados, nos manipularon, nos mintieron.

Nos vinieron a leer el informe, en cuanto hablaron de explosión no pudieron seguir porque los familiares empezamos a insultar",

dijo Itatí Leguizamón, la esposa del sonarista santafesino y cabo primero de la Armada Germán Oscar Suárez. 

"Inauguraron un submarino pintado por fuera en 2014, nada más", dijo Leguizamón. 

Claudio Rodríguez, hermano del jefe de máquinas del ARA San Juan Hernán Rodríguez, fue más calmo. "Lo que nos dijeron es que se confirma una explosión muy grande, el día 15 en esa zona donde están buscando", comentó, y agregó que su "deducción" es que, por la magnitud del episodio, no lograron emerger a través de ninguno de los dispositivos que tenía el buque: "No les dio el tiempo a nada", sintetizó con pesar. "Todavía no los encuentran; cuando lo hagan y cuando los saquen, si es que los pueden sacar, yo como familiar, y esto se lo dije al Almirante anoche: si ha sido culpa de ellos, esperemos que paguen todos los jefes", lanzó el hermano del jefe de máquinas del San Juan. 

Jesica Gopar, esposa del Cabo principal Fernando Gabriel Santilli, contó que esperaba lo peor. "Tenía una mala espina y hoy se confirmó", expresó dolida Gopar después conocer las últimas novedades del submarino después de ocho días. "No volvieron y no van a volver nunca más", señaló y reconoció que teme porque no aparezcan los 44 cuerpos de los submarinistas. "Eso es lo que más me duele porque no voy a poder llevarle una flor", agregó. 

Luis Tagliapietra, padre de Alejandro Damián Tagliapietra, teniente de corbeta en el ARA San Juan, fue contundente: "están todos muertos". 

"La explosión fue hace ocho días entre los 200 y los 1.000 metros de profundidad. No hay ser humano que sobreviva a eso. Ciento por ciento", cerró. 

Sergio Zelaya, un allegado del teniente de navío Carlos Mendoza, otro de los tripulantes del submarino, detalló al salir de la Base que el comunicado brindado por la Armada esta mañana "fue devastador para las familias" que se encontraban en la base. Describió a Mendoza como "un gran hombre, un gran amigo y un señor profesional", dijo que pese a las noticias "todavía no se pierden las esperanzas". 

"Acá todavía no hay nada confirmado. De alguna manera estamos esperando un milagro. Hasta que no me informen que se lo ha encontrado vamos a tener una cuota de esperanza", aseguró. (Télam - Infobae - TN - Clarín)

Novedades Del Sur

Novedades del Sur | [email protected] | CALLE 58 BIS 191 | CP 2607 | Villa Cañás

Te puede interesar