Construyó su propio avión en ocho años y hoy su sueño comenzó a tomar vuelo

Regionales 03/09/2017 Por
En el 2009, el arribeñense Walter Osvaldo Gerola comenzó con el proyecto de fabricar e inventar su propia aeronave biplaza llamada Zonda, en Teodelina. “El viernes a la tarde por primera vez se separaron las ruedas del suelo y mi avión se elevó hacia el cielo”, expresó.
eec287a80b99d575a634a377fb6cccf1

Walter Gerola quien actualmente tiene 48 años vivió hasta los 18 en Arribeños donde comenzó su pasión por la aeronáutica. Desde muy chico emprendió este camino con el aeromodelismo construyendo aviones como el Origone y Jorge Newbery. “Aprendí rompiendo avioncitos”, aclaró. 
Con su primer radiocontrol despertó su interés de ser piloto de aeronaves a gran escala y en noviembre de 1993 se recibió de piloto civil en el Aeroclub de Arribeños, su pueblo natal. “Siempre dije que disfruto mucho la aviación y la idea siempre fue volar por pasión”, expresó.
 
“Construir mi propio avión”
Desde muy chico, el aeromodelismo fue su pasatiempo a la hora de armar “avioncitos”, mientras que de grande su desafío fue aún mayor: construir su propio avión a gran escala en su galpón donde tiene un taller de aberturas de aluminio.
Ya instalado en Teodelina –provincia de Santa Fe- Walter Osvaldo Gerola comenzó a volar con los aviones del aeroclub, luego compró un ultraliviano de los que fabricaba el conocido corredor de autos, Luis Di Palma y más tarde “lo vendí con la idea de construir algo más importante y personal”, subrayó.
Para poner en marcha su proyecto, Gerola trajo desde Canadá los planos del avión Falconar. Como era muy difícil conseguir la madera optó por modificar el modelo original. “En el caso mío, usé aluminio y está totalmente revestido en una cáscara de fibra de vidrio”, explicó.
La aeronave biplaza “experimental”, Zonda, es el resultado del sueño de tener un avión fabricado por sus propias manos. “Me tomó ocho años de construcción con un total de 6 mil horas de trabajo”, declaró el constructor y dijo emocionado: “El viernes a la tarde por primera vez se separaron las ruedas del suelo y mi avión se elevó hacia el cielo”.
“Fue muy importante el apoyo de mi familia, amigos y la gente quienes, además de la ayuda con el trabajo, me levantaban anímicamente porque hubo veces que quise de dejar todo ya que generalmente estas construcciones van pasando por varias manos”.

Avión “experimental”
El avión Zonda de Walter Girola está registrado dentro de la construcción “experimental” que “te permite ahorrar en el tema de mantenimiento y además se pueden sumar horas de vuelos para los que quieran hacer una carrera aeronáutica”, reveló, mientras que comentó: “Un avión registrado LV (Lima Victor) el mantenimiento lo tiene que hacer los talleres especializados”. 
Además de tener su empresa de aberturas, Gerola indicó que “cuando empecé a investigar sobre hélices para mi avión, monté una fábrica que ya está produciendo para Argentina y el exterior. Hace poco entregué una hélice en Junín para un avión cuatriplaza”. 

Novedades Del Sur

Novedades del Sur | [email protected] | CALLE 58 BIS 191 | CP 2607 | Villa Cañás

Te puede interesar