Prisión domiciliaria para joven que mató en una picada

Policiales 01 de agosto Por
En medio de una carrera ilegal, el sábado pasado embistió a otro auto y mató al conductor. Ayer le imputaron homicidio culposo agravado

"Homicidio culposo triplemente agravado". Por ese delito quedó imputado ayer Ariel L., acusado de chocar un auto y matar al conductor mientras corría una picada en la zona de 27 de Febrero y Necochea. La calificación legal implica que, de ser hallado culpable en un eventual juicio oral y público, podría caberle una pena de seis años de prisión efectiva, lo que para la Fiscalía significa que, de quedar en libertad durante esta etapa del proceso, podría darse a la fuga y, además, entorpecer la investigación. El juez Carlos Leiva resolvió que cumpla un mes de prisión preventiva, pero en su domicilio. Hoy la esposa y los hijos de la víctima del siniestro solicitarán constituirse como querellantes.

Ariel L. estudia en la universidad, es mecánico y el viernes pasado, el día anterior a la madrugada trágica, cumplió 28 años. Ayer a la mañana fue sometido a una audiencia en los Tribunales provinciales en la que quedó imputado por la muerte de Andrés Alejandro Muñoz, de 35 años. El sábado, poco antes de las 5.30, Muñoz iba en su Fiat Duna rojo por Necochea y murió cuando atinó a cruzar 27 de Febrero. Sin saberlo, se había atravesado en medio de una picada ilegal en la que competían un Chevrolet Vectra y un Renault Laguna.

La muerte de Muñoz podría haber sido producida por cualquiera de los dos vehículos. La Fiscalía afirma que circulaban a una velocidad de entre 90 y 100 kilómetros por hora en base a un cálculo: en 4 segundos recorrieron 200 metros. Los dos circulaban por 27 de Febrero en dirección oeste-este y atravesaron casi al mismo tiempo el semáforo de la intersección con Necochea, que estaba en intermitente. El conductor del Vectra consiguió esquivar al Duna; pero el Laguna, que era conducido por Ariel L., no.

A pesar de que ambos estaban violando el artículo 193 bis del Código Penal, que pena "al conductor que creare una situación de peligro para la vida o la integridad física de las personas mediante la participación en una prueba de velocidad o de destreza con un vehículo con motor, realizada sin la debida autorización de la autoridad competente", fue el auto de Ariel L. el que chocó de lleno contra el lado izquierdo del Duna y mató a Muñoz. Por eso la imputación de homicidio culposo recayó sólo sobre él. A quien manejaba el Vectra se le abrió una causa judicial sólo por el delito de correr picadas y recuperó la libertad.

Durante la audiencia de ayer, el fiscal Walter Jurado imputó a Ariel L. del delito de "homicidio culposo triplemente agravado". Esos agravantes son que la muerte se haya producido como consecuencia de una picada, es decir, por la violación del artículo 193 bis; que haya sido mientras circulaba, por lo menos, 30 kilómetros por hora por encima de la velocidad máxima permitida _que en el caso de las avenidas es 60 kilómetros por hora_; y por "culpa temeraria", es decir, conducir de un modo que podría poner en peligro a cualquier persona a su alrededor.

También se le imputaron "lesiones graves", ya que un peatón y otro automovilista también resultaron heridos en el mismo hecho.

La defensa, ejercida por Malena Corbalán, no hizo consideraciones respecto de la imputación, pero sí cuando la Fiscalía pidió que el acusado quedara bajo prisión preventiva por tiempo indeterminado. Corbalán sostuvo que el riesgo de fuga y el entorpecimiento probatorio planteado por el fiscal no estaban debidamente probados. El juez Leiva se posicionó en un justo medio y le dictó prisión preventiva por 30 días, pero domiciliaria.

Hoy la esposa y los tres hijos de Muñoz, representados por las abogadas Malena Copello y Bárbara Reynoso, solicitarán constituirse como querellantes en la causa.

El otro partícipe de la carrera de autos sólo enfrentará cargos por haber participado de una picada ilegal

Novedades Del Sur

Novedades del Sur | [email protected] | CALLE 58 BIS 191 | CP 2607 | Villa Cañás

Te puede interesar