El Papa hizo un fuerte llamado para abolir la pena de muerte

Vaticano “Hago un llamado a la conciencia de los gobernantes para que se llegue a un consenso internacional”, dijo durante el Angelus en la Plaza de San Pedro
Mensaje-Papa-muestra-rosario-EFE_CLAIMA20160221_0116_28
Mensaje. El Papa, ayer, muestra a la gente un rosario en una cajita./ EFE
El Papa pidió ayer durante el Angelus que “ninguna pena de muerte sea ejecutada durante el Año Santo de la Misericordia”, que está en curso, e hizo un llamado para lograr un consenso internacional para su abolición definitiva.

“Hago un llamado a la conciencia de los gobernantes para que se llegue a un consenso internacional para la abolición de la pena de muerte. Y propongo, a los que entre ellos son católicos, que realicen un gesto valiente y ejemplar: que ninguna condena sea llevada a cabo en este Año Santo de la Misericordia”, instó el Papa.

Entre el 8 de diciembre de 2015 y el 20 de noviembre de 2016 se celebra el Jubileo Extraordinario de la Misericordia, durante el que los católicos tienen una ocasión especial para peregrinar y solicitar el perdón de sus pecados “Todos los cristianos y los hombres de buena voluntad son llamados hoy a operar no sólo por la abolición de la pena de muerte, sino también mejorar las condiciones carcelarias, en el respeto de la dignidad humana de las personas privadas de la libertad”, agregó.

El llamado de Francisco fue recibido por un fuerte aplauso de los fieles reunidos en Plaza San Pedro. “Mañana -dijo Bergoglio tras recitar el Angelus desde el estudio que asoma sobre la plaza- tendrá lugar en Roma un simposio internacional”, titulado ‘Por un mundo sin la pena de muerte’, promovido por la Comunidad de Sant’ Egidio.

“Auguro que el simposio pueda tener un renovado impulso al compromiso por la abolición de la pena capital. Una señal de esperanza está constituida por la evolución en la opinión pública, de una cada vez más difundida contrariedad a la pena de muerte incluso sólo como instrumento de legítima defensa social”, subrayó.

En realidad, “las sociedades modernas tiene la posibilidad de reprimir eficazmente el crimen sin quitarle definitivamente a quien lo ha cometido la posibilidad de redimirse”, prosiguió el Pontífice.

“El problema se debe encuadrar en la óptica de una justicia penal que cada vez más se adecúe a la dignidad del hombre y al diseño de Dios sobre el hombre y la sociedad, y también a una justicia penal abierta a la esperanza de la reinclusión en la sociedad”, agregó.

Francisco dijo en forma categórico al afirmar que “el mandamiento ‘no matar’ tiene valor absoluto y sea refiere tanto al inocente como al culpable”.

“El Jubileo extraordinario de la Misericordia, sugirió Francisco, es una ocasión propicia para promover en el mundo formas cada vez más maduras de respeto de la vida y de la dignidad de cada persona. También el criminal mantiene el inviolable derecho a la vida, don de Dios”.

“El Jubileo Extraordinario de la Misericordia es una ocasión propicia para promover en el mundo formas más maduras de respeto de la vida y de la dignidad de las personas”, concluyó.

Novedades Del Sur

Novedades del Sur | [email protected] | CALLE 58 BIS 191 | CP 2607 | Villa Cañás

Te puede interesar