Clinton deja de lado la diplomacia para debatir con Sanders, tras la derrota en New Hampshire

La precandidata demócrata a la presidencia de Estados Unidos, Hillary Clinton, no le dio tregua este jueves a su rival Bernie Sanders en el primer debate celebrado tras las primarias del martes pasado en New Hampshire, en las que el senador por Vermont se impuso por un amplio margen sobre la ex secretaria de Estado.
5620f2ead9a3a_380x253
Dejando de lado la diplomacia de la que supo hacer gala como secretaria de Estado, ni siquiera esperó a que los moderadores le den la palabra para cuestionar el programa de Sanders, al cual consideró inviable porque "aumentaría en un 40%" el tamaño del gobierno federal.

"Todos los economistas progresistas que hablaron sobre su programa de salud gratuita universal dicen que los números no cuadran", criticó la ex primera dama que durante todo el debate, difundido por la cadena de televisión pública PBS, se empeñó en hacer que su rival explique de qué forma piensa financiar sus propuestas si llega a la Casa Blanca.

Durante el debate celebrado en Milwaukee, en el estado de Wisconsin, Clinton aseguró conocer bien el asunto porque ella estuvo "en las trincheras" luchando por la cobertura de salud y por eso ha sido "muy especifica" con sus propuestas y a la hora de explicar cuánto costarían.

"Hillary, todavía no estás en la Casa Blanca", contraatacó Sanders luego de cada uno de los filosos comentarios que hizo la ex secretaria de Estado y de una frase que repitió varias veces: "Cuando yo sea presidenta".

La discusión también subió de tono cuando los dos precandidatos oficialistas discutieron sobre el tema migratorio.

Este tema será prioritario en la próxima interna demócrata, que se celebrará el 22 de febrero en Nevada, un estado en el que el voto latino puede definir la contienda.

"Yo voté a favor de una reforma migratoria integral cuando estaba en el Senado; el senador Sanders votó en contra", recriminó a su adversario la ex senadora por Nueva York, quien según las encuestas, goza de mayor popularidad que Sanders entre los afroamericanos y latinos en ese estado.

Pese a que Sanders se llevó el voto negro y joven en New Hampshire, Clinton recibió ayer el apoyo del bloque de legisladores afroamericanos del Congreso de Estados Unidos.

Sanders, quien el miércoles pasado se reunió en Nueva York con el reverendo Al Sharpton -uno de los líderes históricos de defensa de los derechos civiles y con gran influencia entre las minorías- respondió al ataque de Clinton recordando que grandes organizaciones latinas también se opusieron a la reforma porque no garantizaba las condiciones laborales de los inmigrantes.

Además, insistió en sus críticas a parte de las políticas migratorias del presidente Barack Obama, especialmente las deportaciones de inmigrantes llevadas a cabo a principios de este año.

Sanders opinó que no hay que echar de Estados Unidos a la gente que llega huyendo de los problemas en sus países, mientras que la ex primera dama consideró que es vital "mandar un mensaje a esas familias de Centroamérica para que no envíen a sus hijos en un viaje tan peligroso".

"No sé a quién estás mandando un mensaje. Estos son niños que huyen de la guerra", le reprochó Sanders antes de volver a poner en tela de juicio el hecho de que la campaña de la ex senadora por Nueva York ha sido financiada por SuperPACs, los grupos de acción política formados por grandes donantes.

"No puedo responder por ellos", aseguró Clinton antes de negar tajantemente que dichos grupos puedan tener influencia en caso de que llegue a la Presidencia.

"No insultemos a la inteligencia de la gente ¿Por qué Wall Street, las farmacéuticas y las petroleras gastan millones de dólares en campañas? ¿Sólo por diversión?", ironizó Sanders, quien cada vez que puede destaca que su campaña es financiada por los ciudadanos, que aportan un promedio de 27 dólares por donante.

Novedades Del Sur

Novedades del Sur | [email protected] | CALLE 58 BIS 191 | CP 2607 | Villa Cañás

Te puede interesar