Los gobernadores analizan cómo neutralizar los conflictos

Nacionales 14 de febrero Por
Aunque conversan, no tienen una estrategia unificada; varios evalúan desdoblar las paritarias
112176_nacionales
NACIONALES | PARITARIAS 2016
Con desconcierto y malestar por el retraso de la negociación nacional que siempre suele marcar el camino, los gobernadores ensayan alternativas para alejar el fantasma que más los preocupa ahora: una eventual ola de paros que derive de la falta de acuerdo salarial con los maestros y complique el panorama social en marzo.

A dos semanas del inicio de clases, enfrentan reclamos que oscilan entre 35% y 45% de aumento y, mientras esperan una definición de la Casa Rosada, diseñan estrategias dispares para neutralizar conflictos. Cada vez más distritos analizan tener discusiones desdobladas, lo que implica volver a sentarse a la mesa en la segunda mitad del año o, directamente, dejar la "paritaria abierta". Otros, como Santa Cruz y Entre Ríos, se inclinarían por un acuerdo anual.

"No hubo una estrategia integral del Gobierno. Lo único que nos dijeron es que arreglemos por un porcentaje acorde con sus proyecciones inflacionarias, que son de entre el 20% y el 25%", dijo, a modo de queja, un ministro de Economía provincial. Se verá las caras con sus colegas estos días en dos citas para intercambiar visiones y afinar números.

El miércoles compartirán una reu-nión con el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, cuyo eje será la disputa por el reparto de fondos. Y el jueves, en una cumbre interna, los ministros de Economía provinciales se congregarán en la Comisión Federal de Impuestos, con las paritarias como tema central. El alerta sobre la negociación con los docentes, con fuerte impacto en la discusión con el resto de los estatales, atraviesa a la mayoría de las gobernaciones. "La inflación del 20% es una película difícil de creer hoy, con la suba de precios reciente. ¿Cómo podemos convencer a los gremios de hacer un acuerdo anual por ese monto?", se sinceraron en una administración.

La apuesta de varios mandatarios es hilvanar un pacto hasta julio y agosto, cuando haya un panorama más claro y, entonces, reabrir la paritaria. Exploran ese carril distritos peronistas, como Salta, Chaco, Córdoba y Tucumán, y el socialismo, en Santa Fe. Y no lo descartan provincias de Cambiemos, si se encuentran en una encerrona; entre ellas, Buenos Aires y Mendoza.

"El diálogo con los gremios docentes no se debe romper. Queremos dar lo máximo porque sabemos que hay incremento del costo de vida, pero tampoco tenemos parámetros para medirlo", explicó el gobernador de Chaco, Domingo Peppo, que habló de una "paritaria abierta". Allí los docentes ya rechazaron la propuesta de 10% a partir de enero, más sumas fijas de $350 para el primer trimestre. Es una luz de alarma para otros caciques del PJ, que barajan cifras similares.

Salta es otra de las provincias que transita la opción de un acuerdo semestral. Siempre es la primera en arrancar con la paritaria, cuya largada es en octubre del año anterior, para luego actualizar más adelante. Pero esta vez, en plena campaña y ante la incertidumbre sobre el ganador, Juan Manuel Urtubey prefirió postergarla. Hay situaciones que asoman más conflictivas, como Tierra del Fuego. Con las cuentas en rojo, la gestión de Rosana Bertone avisó que no está en condiciones de otorgar incremento alguno durante el primer semestre. Lo dejó claro el ministro de Economía fueguino, Jorge Labrocca: "No tenemos fondos para afrontar un aumento salarial y pagarlo".

Varios gobernadores insisten, por lo bajo, con que necesitarán auxilio del Gobierno para solventar la masa salarial actualizada. Catamarca, por caso, gestionó apoyo por anticipado. Eso sin contar que ya seis provincias se nutren de un subsidio nacional que proviene del fondo compensador para equiparar sus sueldos docentes, que están por debajo del salario mínimo vital y móvil, que desde enero es de $ 6060. En esta lista están San Juan, La Rioja, Formosa, Misiones, Corrientes y Santiago del Estero.

En Entre Ríos, la apuesta es arribar a un acuerdo hasta diciembre. Aunque reconocen que es una meta complicada: los gremios insisten con una suba de 45% y una cláusula de revisión ante una posible devaluación.

"Hay que trabajar en un marco de racionalidad. Cuando se tiran porcentuales de los que después es difícil desdecirse, se coopera poco", sostuvo el gobernador Gustavo Bordet. El miércoles que viene está en agenda otra visita del ministro de Educación, Esteban Bullrich, a su provincia.

El funcionario, que supo capear las negociaciones con docentes cuando estaba en el gobierno porteño, caminó todo el país para conocer la realidad de cada territorio y llevar el mensaje de la cifra tope (que fue escalando con el tiempo), como única directriz del Gobierno. Es poco probable que el grueso de los caciques bendiga acuerdos antes de que lo haga la Nación.

Novedades Del Sur

Novedades del Sur | [email protected] | CALLE 58 BIS 191 | CP 2607 | Villa Cañás

Te puede interesar