Los sindicalistas que no irán a la protesta de Hugo Moyano negocian con el Gobierno más recursos para las obras sociales

Política 12 de febrero de 2018 Por
Se trata de los "Gordos" e "Independientes", que le dieron la espalda al Camionero en la protesta del próximo 21 de febrero.
cgt-negociaciones
cgt-negociaciones

Con los números de las obras sociales en rojo, el sector más "dialoguista" de la CGT negocia con el Gobierno la entrega de más fondos para estas dependencias. Se trata de los gremialistas que integran los sectores llamados "Gordos" e "Independientes", que no participarán de la protesta contra el Gobierno organizada por Hugo Moyano para el próximo 21 de febrero. De la marcha ya se bajaron los gremios de Obras Sanitarias, Porteros, UTA, Comercio, UOCRA, UPCN, La Fraternidad y Alimentación, entre otros.

Previo a la protesta, el jueves pasado sindicalistas de estos dos grupos recibieron en Sanidad a los ministros de Trabajo, Jorge Triaca, al de Salud, Adolfo Rubinstein, y al superintendente de Servicios de Salud Sandro Taricco. Entre los pedidos que les hicieron a los funcionarios están la extensión del pago del monotributista a su familia, la progresividad de estos montos (actualmente en $ 500, más allá de lo que facture el monotributista) y un aumento en los fondos que ingresan a las obras sociales por jubilados.

Además reclamaron que los intereses trimestrales de los bonos Bonar 2020 que están en una cuenta a nombre de la Superintendencia de Servicios de Salud (que distribuye los fondos a las obras sociales) se repartan entre estas dependencias para pagar los costos de tratamientos de alta complejidad, además de que se usen para subsidios de discapacidad.

Actualmente las obras sociales reciben $ 500 por titular, en el caso de los monotributistas, y los sindicalistas apuntan a que se sume otro valor por cónyuge e hijos. Desde los gremios acusan, por ejemplo, que un beneficiario asocia a su esposa cuando está enferma y que "una vez curada, dejan de pagar". Además reclaman que los aportes sean progresivos, ya que los beneficiarios pagan solo $ 500 independientemente de su facturación, consigna Clarín.

Por otro lado las obras sociales reciben $ 192 por jubilado, y se calcula que son unos 370.000 los beneficiarios que usan este sistema de servicios de salud. En este sentido, por el momento no está previsto que parte los fondos que aportan al PAMI vayan a ser redirigidos a las obras sociales.

Dos de las obras sociales con mayores problemas son las de Camioneros (como lo denunció en la Justicia la diputada de Cambiemos Graciela Ocaña) y la de la Unión Obrera Metalúrgica, (UOM).

Novedades Del Sur

Novedades del Sur | [email protected] | CALLE 58 BIS 191 | CP 2607 | Villa Cañás

Te puede interesar